thCAKFHBXQ
El tomar decisiones es algo casi cotidiano en las organizaciones, pero ciertamente existen varios niveles o tipos de decisiones, en función de las cuales, la organización puede tomar un rumbo diferente y cambiar, eventualmente, de forma radical. Estas decisiones son la esencia de la estrategia ya que de su calidad dependen en buena medida el éxito futuro. Pero para lograr que estas decisiones sean las más “estratégicamente adecuadas” son necesarios algunos elementos sin los cuales, la estrategia termina siendo un asunto de mero azar.

Información de calidad: la información es sin duda un elemento clave para la toma de decisiones, ésta debe corresponder tanto a fuentes externas como internas, es decir se debe poseer información tanto del entorno en el que se desenvuelve la organización como de sí misma; pero no es cualquier tipo de información la que se requiere sino una que sea de calidad, es decir que sea confiable, oportuna, precisa y en lo posible que sea cuantificable.

Otro elemento fundamental es la organización y categorización que se le dé a esta información, puesto que no basta con poseer cantidades de ella, sino que se debe organizarla y administrarla de modo que se la pueda interpretar en un contexto mayor, es decir, con una adecuada organización se debe observar la figura o escenario completo en el que ciertamente confluyan todos los aspectos de información. Esto como se ha descrito tiene que derivar en el entendimiento de un escenario que incluya todos los elemento estratégicos tanto internos como externos.

Con la información adecuada y el entendimiento del escenario mayor que esta información comunica, es conveniente entonces elaborar la estrategia que esencialmente define el rumbo que debe tomar la organización y los cursos de acción que se pretenden ejecutar para lograr el propósito institucional. Pero desde el establecimiento de este propósito hasta los cursos de acción, todo es una decisión o un conjunto de ellas, que en buena medida habrán de depender de la calidad de información con la que se disponga al momento.

Así que la estrategia es en esencia una decisión y ésta depende de información que evidentemente debe ser bien administrada.

La estrategia depende de información de calidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *